Casi todos aceptan decir hace cuánto nacieron pero pocos reconocen cuántos daños tienen.