No pudo hablar nunca más, le habían echado una maldicción.