No atender el teléfono es el mejor invento desde el de Graham Bell.