Es más fácil que un preso vaya a un acto político que un ídem a la cárcel.