Cuando el sabio señala la Luna el tonto mira su Twitter.