La presencia de la familia frente al televisor, queda bajo la exclusiva responsabilidad de los señores niños.