Nunca vi tanta tele como en Twitter.