Siguen las expropiaciones de empresas españolas.
Carabela no chilla.