El calendario Maya llegó hasta el 2012 porque no les pagaban lo suficiente como para terminarlo. Tampoco es el fin del mundo.