Es menos peligrosa la gente que juega con palabras que la que juega con números.