Los ghost writers no ganan para sustos.