Cuando despertó, el dinosaurio de la RAE todavía estaba allí.