No hay que prestarle la cuenta de Twitter a ninguna personalidad que no sea la que uno cree que es uno.