Para meter el tenis en una mesa hay que volverse chino.