En los contratos todo lo que tiene asteriscos parece escrito en clave.