En el banco te tratan como a un suplente.