Los que más tardan en biodegradarse son los artistas plásticos.