Los dentistas sobreviven mientras la población mundial sea múltiplo de 10.