El primer electrodoméstico que se compra un diplomático es un lavavalijas.