En el control de alcoholemia primero suena el silbato y después el conductor.