Nunca vi una piraña, pero que las ay, las ay.