El flagelo del RT.