La felicidad está a la vuelta de la esquina, pero hay que doblar no en la próxima sino en la otra.