El que esté libre de brazos que arroje la primera piedra.