El truco que usan los actores para llorar es pensar en el impuesto a las ganancias.