En Barcelona es carísimo el m² de silencio.