Las paredes no oyen, escuchan ofertas.