—Señor Vond, su apellido nos resulta un tanto sospechoso.