El FMI es el FBI de los billetes.