Se puede hablar mal de cada vez menos cosas.