Michael Jackson era un blanco fácil para la prensa.