Se casó el príncipe William: castigando un cabello muerto.