Dígale no a los imperativos negativos.