Suiza es famosa por sus relojes, pero puntualmente por sus chocolates.