La estadística dice que si mi vecino tiene dos autos y yo ninguno, alguno de los dos está rayado.