Lo más duro para los políticos que están en Twitter es que tienen que enfrentar que no los sigue nadie.

Deja un comentario