Los hipsters comían Clichets Adams.