El principal enemigo del teletrabajo se llamó Graham Bell.

Deja un comentario