es tremendamente agotador contestar “no, gracias” a cada spam que llega.