En Twitter todos van tras las estrellas.