Los astronautas se toman en serio eso de que nadie es profeta en su tierra.

Deja un comentario