La fuga de información diplomática podría incluso salpicar a embajadores Nokia.