En la era del WIFI los diplomáticos se tropiezan con cables.