Por un imperdonable error en la máquina, los relojes salen con la marca VULGARI y la empresa quiebra para siempre.