Los puntos suspensivos represores son mucho más insultantes que los insultos.