Se juntan un disléxico y un daltónico a mirar películas a todo cloro.