El cliente siempre tuvo la razón.