Los ludópatas tienen los brazos grandes de tanto levantar apuestas.