No sabemos quién fue la primera persona que aplaudió pero sí que tenía las dos manos.