Vivaldi le tenía fobia al tren y no aguantaba mucho tiempo viajando. Tiempo después compuso Las cuatro estaciones.